lunes, 26 de marzo de 2012

INTERVENCIÓN: Los ángeles ceriferarios del Cristo de la Vera Cruz

Justo dentro de una semana -en la noche del próximo Lunes Santo- la antiquísima imagen del Stmo. Cristo de la Vera Cruz en Sevilla, procesionará acompañado de dos ángeles ceriferarios que, este año, estrenarán nuevos faroles de plata, donados por un devoto. Para cumplir adecuadamente con dicho fin, ambas esculturas han sido intervenidas en GESTIONARTE, en una actuación de restauración localizada que pasamos a explicar a continuación:


La pareja de ángeles que nos ocupa (102 X 36 x 30 cm) parece fueron ejecutados a lo largo del s.XVIII, siguiendo los modelos de la profusa producción del taller de Pedro Roldán y sus seguidores, tan arraigados en la ciudad de la Giralda. La primera noticia que tenemos sobre ellos es la restauración que ejecuta el escultor Emilio Pizarro de la Cruz con motivo de su incorporación al paso de la Hermandad del Calvario que estrenaba nuevas andas en 1913. En ellas,  dos años más tarde, se incorporaban estas figuras, portando ya faroles en sus manos.

Con el tiempo, fueron sustituidos por otra pareja de ángeles (propiedad de la Hermandad de la Quinta Angustia) y finalmente por una pareja de jarras de plata. Al quedar en deshuso, los adquirió la actual propietaria -la Hermandad de la Vera Cruz - la cual los incorporó al paso de su titular en 1944.

El escultor Antonio Castillo Lastrucci restauró de nuevo las imágenes que dejaron de procesionar en Semana Santa, en la década de los cincuenta. Desde entonces, su uso quedó reducido a los cultos internos. No sería hasta el año 2004 cuando fueron de nuevo restauradas por el hermano de la corporación Fernando Soto, recuperándose, desde entonces, su colocación en el paso junto al crucificado.


La patología que evidenció la necesidad de intervenirlos de nuevo  fue la generada por el sistema de anclaje de los antiguos faroles al paso. Éstos habían provocado en los brazos de las imágenes sendas roturas al generar tensiones en la pieza de madera que los conforma hasta fragmentarla y separarla del bloque principal.

Por otro lado, la ejecución de los dos nuevos faroles en plata de ley (magnífica ejecución de los tallerres Villarreal, por cierto) de mayor peso y dimensiones, aconsejaba una intervención, no sólo para paliar el daño provocado por los anteriores faroles, sino como medida preventiva y de refuerzo en la unión de los brazos que son, en estas obras, puntos técnicamente conflictivos y que ya se habian fracturado con anterioridad en varias ocasiones.

Por último, la acumulación de cera y suciedad generada por su uso, aconsejablan un tratamiento de conservación y mantenimiento.


En base a este diagnóstico, la intervención, en una primera parte,  ha consistido en incluir una  pieza de madera en cada brazo portante (con la forma denominada de “doble cola de milano” ajustada y encolada debidamente) como refuerzo de los mismos y fijación mecánica.

En segundo lugar, se procedió a retirar el sistema metálico de rosca actual, permitiendo el acceso a través de la mano del asta del farol. Dicho orificio ha sido protegido debidamente por medio de un tubo de material plástico, para mejor ajuste y protección. Así, la fijación del farol no crea esfuerzos a tracción sobre el brazo, quedando resuelta la fuente del daño ocasionado.

Una vez culminada la fase de intervención del soporte de madera, se procedió a  la reintegración volumétrica de las lagunas y zonas intervenidas  por medio del estrato de preparación (estuco) y, por último, aplicada su correspondiente reintegración cromática con técnica discernible y reversible.

Desde el punto de vista conservativo, y aprovechando esta intervención puntual, se procedió a la limpieza de los restos de cera y polvo, operación más que aconsejable que se realice, al menos, una vez al año y preferentemente por un profesional.


A continuación,  incluimos fotografías de los ángeles portando ya los nuevos faroles de plata, germen de esta actuación de conservación:






2 comentarios:

  1. Que portan cera. Habitualmente llevan faroles. También se dice de los acólitos cuando portan ciriales.

    ResponderEliminar